Ozonoterapia

La ozonoterapia es una técnica interesante en el campo de aplicación de la medicina biológica; es un procedimiento terapéutico, natural, seguro y fácil de elaborar, con resultados alentadores para el tratamiento de enfermedades inmunológicas, por el impacto en el ámbito económico, de salubridad y social que se genera tras su aplicación.

El Ozono, que es un gas compuesto por 3 átomos de oxígeno, fue utilizado por primera vez por el físico holandés Mak Van Marumom en el año 1785, cuando en un experimento, en una instalación eléctrica observó que al pasar un arco eléctrico a través del aire aparecía un gas con olor que tenía propiedades antioxidantes.

La palabra Ozono proviene de la palabra griega “ozein” que quiere decir oloroso, este nombre se lo otorgó en 1840 el profesor de la universidad de Basilea, Suiza, Cristian Frederick Schonbein quién relacionó los datos de los cambios con las propiedades del oxígeno y la formación de un gas en particular.

El Dr. John H. Kellogg, en su libro sobre difteria (1881) mencionó el ozono como desinfectante, además de ser usado con saunas de vapor en su sanatorio en Battle Creek, Michigan. En 1893, en Holanda, se instaló la primera planta de agua con ozono, método que hasta hoy en día se sigue utilizando para la limpieza de las aguas. En 1898 los doctores Thauerkauf y Luth fundaron en Berlín (Alemania) el Instituto para oxigenoterapia, llevando a cabo los primeros ensayos con animales.

Fue hasta 1896, que Nicola Tesla (físico de origen serbio) patentó su primer generador de ozono y en 1900 creó la compañía Tesla Ozone quien a través de sus generadores también vendía el aceite de oliva ozonizado para uso terapéuticos.

En 1902, KJ.H. Clarke en Londres, Inglaterra, usaba el agua ozonizada como tratamiento para el cáncer, la anemia, la gripe, la diabetes, aftas, y tosferina entre otros, mientras que en Washington, Estados Unidos, el doctor en medicina Charles Linder hacia publicaciones en los diarios locales, señalaba que inyectaba ozono a sus pacientes como prácticas de la medicina estándar que él aplicaba.

En la medicina se empezó a masificar durante la Primera Guerra Mundial (1914 – 1918) cuando a los heridos los trataban con ozono para curar sus heridas.

El primer centro de investigación de ozono del mundo fue fundado en Cuba en 1994 con éxito en el tratamiento de la retinosis pigmentaria, glaucoma, retinopatías, conjuntivitis entre otras. La modulación de los sistemas oxidantes y antioxidantes del organismo es uno de los efectos biológicos fundamentales de la aplicación sistémica de la ozonoterapia y consiste en la normalización del balance en los niveles de productos de la oxidación y el sistema de defensa antioxidante . Es un recurso terapéutico de gran valor en el tratamiento de múltiples enfermedades que se manifiestan con un debilitamiento del sistema antioxidante endógeno. Como respuesta a la introducción del ozono en tejidos y órganos ocurre el aumento compensatorio que mejora la salud del paciente.

El ozono (O3) es una terapia eficaz en diferentes enfermedades cuya base está a nivel celular. Son varios los manuales médicos que recogen la experiencia y los trabajos científicos llevados a cabo hasta la fecha por diferentes grupos de investigación, principalmente italianos, alemanes, rusos y cubanos.

Las aplicaciones son múltiples, de manera tópica, tiene poder germicida y efecto positivo sobre los procesos de cicatrización. Infiltrado a concentraciones para tratar afecciones del aparato locomotor, tales como artritis, tendinitis, miositis, fascitis o dolores miofasciales. De manera sistémica consiste en la administración de la mezcla de gases fundamentalmente mediante dos vías: la insuflación rectal (aplicando directamente el gas por medio de una sonda fina, como si fuera un enema a través del rector) y autohemoterapia (inyección de su la propia sangre del paciente o parte de esta). Beneficioso ya que actúa como antiinflamatorio, antifúngico, antibacteriano, antiviral, analgésico e inmunomodulador. Indicado en enfermedades crónicas degenerativas como el Alzheimer, Parkinson y diferentes tipos de déficit neurológico, diabetes y complicaciones, alergias, asma y enfermedades pulmonares, hernias discales, lumbalgias, ciatalgia, cervicalgia, vulvovaginitis e infecciones urinarias, artritis, artrosis, cáncer, acné entre otras.

La medicina oficial no tiene en cuenta la eficacia de la terapia con ozono, porque se centra únicamente en los mecanismos moleculares de interacción fármaco-receptor e ignora la capacidad del ozono como pro-fármaco y no son conscientes que el ozono puede cambiar drásticamente el curso de varias enfermedades. Sin embargo, hoy en día, los países de primer mundo reconocen los beneficios de los más de 125 años que tiene la Ozonoterapia en el mundo.

En Clinica Jacmont, centro clínico con más de 7 años de experiencia, tomamos lo mejor de la medicina convencional y de la medicina alternativa, formando así la medicina integrativa que busca complementar tratamientos médicos químicos con terapias alternativas con resultados satisfactorios para los pacientes que la usan. La Ozonoterapia es uno de los tratamientos principales que aplicamos a nuestros pacientes

¡Agenda tu cita ya!